Abecedario Japonés

La escritura japonesa tiene origen en China, pues la escritura de dicho país fue llevada a Japón por medio de Corea en el siglo IV. Los japoneses tomaron la escritura coreana y la adaptaron a su idioma, esto explica la similitud en la gramática de ambos países y la muy marcada diferencia en el léxico.

La expresión escrita japonesa realmente no se puede definir como un abecedario, pues no es un sistema en el que se usen sonidos aislados para graficarlos. Combina varios sistemas de escritura, tres clásicos conformado por sílabas y símbolos, uno de transcripción.

Características Generales

Para la correcta interpretación de la escritura japonesa, hay que tener en claro sus características y cómo está conformado. En este sentido, el abecedario combina los siguientes sistemas de escritura:

  • Cuenta con dos silabarios o “kanas”;
    1. Hiragana
    2. Katakana
  • Un sistema de escritura simbólico de origen chino: Kanji.
  • El sistema de escritura que transcribe el japonés, representándolo con el alfabeto latino: Rômaji.

Todas las palabras pueden escribirse con cualquiera de los dos tipos de silabarios o kanas, aunque la elección dependerá de la cantidad de vocablos que se escriben y pronuncian de la misma forma, para diferenciar su significado es necesario el uso de los kanjis.

Katakana

Este sistema de escritura fue creado por monjes budistas y es usado para escribir fonéticamente palabras de origen extranjero, especialmente nombres de lugares y personas, onomatopeyas; es decir, se usa para enfatizar palabras, cuando se quiere que llamen la atención. Es equivalente al uso de cursiva, comillas o negritas en los sistemas de escrituras occidentales.

Abecedario Japones katakana

Más que un abecedario, este sistema es un silabario. Posee 47 caracteres, en total 5 vocales individuales y 42 combinaciones de consonantes y vocales. Es particularmente utilizado cuando se quiere transcribir palabras de origen extranjero, que han tenido influencia en Japón, como el inglés; así que se usa para expresar neologismos y onomatopeyas. Por el uso que se le da, no es demasiado amplio.

Hiragana

El hiragana fue creado por mujeres aristocráticas, por esta razón se considera un sistema de escritura con toque femenino, con trazos curvos y simples. En principio, este sistema de escritura no podía ser utilizado por los hombres y representó una gran evolución en asuntos literarios. Al usarlo en la gramática japonesa, este se debe combinar con los Kanji.

Su origen se ubica varios siglos antes de que Japón se aislara culturalmente. Es considerado el principal sistema de escriitura japonés, compuesto de 46 símbolos con los que se pueden formar hasta 104 combinaciones distintas.

A diferencia del katakana, el hiragana es utilizado para escribir palabras oriundas. Su uso particular tiene el objetivo de representar sufijos y expresiones informales. Para hacer conjugaciones verbales, las sílabas hiraganas deben combinarse con un símbolo kanji.

Abecedario Japones Hiragana

A pesar de que el kanji se usa para la escritura de expresiones más léxicas, sin el hiragana sería imposible la comprensión; pues es este sistema el que contiene las formas que permiten integrar los símbolos en una cadena de habla. En otras palabras, el hiragana cumple una función gramatical trascendental para la comunicación escrita; además de la función semántica que también puede representar.

La dificultad está en que el japonés cuenta con infinidad de palabras homónimas y, por lo general, se escribe sin espacios entre grafías. Al mismo tiempo, cabe destacar que, al igual que el Katakana, el Hiragana es un alfabeto meramente fonético, sin contenido conceptual intrínseco.

Kanji

Los kanji son ideogramas chinos, que sirven para expresar conceptos de realidad, se usan para escribir sustantivos, raíces verbales y adjetivos. Actualmente, en Japón existe un uso de 2136 kanji. Pueden presentar una o varias pronunciaciones y tener varios significados, dependiendo de la combinación entre ellos y de si acompañan a grafías del silabario Hiragana.

El kanji es el elemento principal del sistema de escritura japonés, ya que para darle contexto a una palabra debe ser usado alguno de estos símbolos. Su estudio es un gran reto para los que quieren aprender el uso de los sistemas de escritura asiáticos, pues se trata de un sistema de ideogramas que poseen gran complejidad.

Este sistema se basa fundamentalmente en logografía; lo que quiere decir que no representa sonidos sino conceptos, que pueden ser objetos, acciones, seres, sentimientos, entre otros. Por sí solo no puede trasmitir ideas completas, se vale del sistema hiragana como complemento.

Un kanji representa un significado complejo y en ocasiones completo. A diferencia de la escritura occidental en la que usamos letras que se combinan para conformar palabras que tienen un significado o referencia, el kanji es un logo que refiere de manera directa a un significado. También se puede usar la sucesión de kanijs para referir un significado más complejo. Un buen ejemplo es el kanji para “árbol”, que al duplicarse se entiende como “bosque” y al triplicarse con una configuración gráfica particular refiere a “selva”.

Estos símbolos usualmente tienen una relación directa o indirecta con lo que representan, para facilitar la conexión entre el símbolo y la referencia.

 

Kanji Amor
Kanji de la palabra: AMOR

Kanji Fuego
Kanji de la palabra: FUEGO

Rômaji

Cuando se refiere al alfabeto latino, el japonés usa las letras romanas y las adapta a su idioma, este sistema recibe el nombre de Rômaji. Se usa para escribir nombres de marcas, compañías, personas, lugares, siglas internacionales reconocidas, entre otras cosas.

Se pueden encontrar varios sistemas de romanización:

  • Hepburn
  • Kunrei-shiki
  • Nihon-shiki
  • Kunrei-shiki
  • JSL
  • Wapuro

El Rômaji representa los sonidos del japonés en el alfabeto occidental de 26 caracteres, por lo cual es muy utilizado por los jóvenes japoneses cuando desean aprender a hablar inglés y por los occidentales cuando desean aprender japonés. Este sistema de escritura japonés es una forma de integrarse a las formas occidentales, que están más extendidas en el mundo; por lo que se trata de una forma de adaptación.

Sin embargo, su uso a la hora de comunicarse entre ellos no es el más apropiado, pues se trata de un sistema ambiguo. Lo ideal al momento de usar el japonés es combinar todos los sistemas de escritura que lo componen, esto evitará que se le dé un significado erróneo a cualquier expresión usada.

Desventajas del Rômaji

Hay varias razones que considerar, por las cuales usar Rômaji no es lo más ideal, si lo que deseas es aprender japonés más allá de lo básico. A continuación, algunas de ellas:

  • Como se mencionó antes, hay varias versiones de este sistema, lo que lo hace poco estandarizado y muy heterogéneo.
  • No se trata de japonés real, es más bien el sonido que se da a las palabras, por lo tanto, es imposible aprender a leer y escribir japonés usando rômaji.
  • No es posible distinguir palabras homófonas cuando se usa el rômaji. Esta es una de las principales desventajas, pues este idioma posee muchas palabras que suenan igual, pero no tienen el mismo significado.
  • No siempre muestra la pronunciación correcta de las palabras, por lo que estarías haciendo un mal uso del idioma.

Recomendaciones para aprender el abecedario japonés

Si el objetivo es aprender el idioma nipón, es necesario adentrarse bien en sus sistemas más autóctonos y tratar de aprender como lo haría cualquier chico japonés desde la escuela.

  • Lo primero es aprender el conjunto más simple de kanjis. Estos representan ideas y conceptos, son totalmente indispensables para dominar el japonés y es lo que lo hace más difícil. Es más fácil aprenderlos si se relaciona el símbolo con el referente. Lo recomendable para aprenderlos es memorizar los radicales, que son 240 de 2136, pero se puede hacer de manera paulatina. Al hacer esto, los demás será más sencillos de asimilar.
  • Luego de conocer algunos kanji, se puede empezar con el silabario hiragana, pues este representa la manera de combinar los kanijs para la comunicación real. Se usa en las terminaciones de verbos y adjetivos, así como para preposiciones. Además, es importante resaltar que los 46 caracteres de este silabario son muy sencillos de aprender.
  • Si se logra dominar el hiragana no será complicado aprender el katakana, que sería el siguiente paso.
  • Leer libros en japonés, comics, animes y otras cosas puedan ayudar mucho en la compresión de los silabarios, las simbologías y el idioma en general.

Aprender Japones

Referencias bibliográficas


¿Cómo citar?
Abecedario Japonés. Autor: Editores de EnciclopediaCultural.com Última edición: noviembre 13, 2020. Disponible en: https://enciclopediacultural.com/abecedario-japones/

Deja un comentario